viernes, 27 de febrero de 2015

Kumiko, the Treasure Hunter

Hasta Fargo y más allá”

FICHA TÉCNICA

Año: 2014
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 45minutos
Género: Drama
Presupuesto: 500 mil de dólares
Recaudación: 2 millones de dólares
Título: Kumiko, the Treasure Hunter



Lo mejor: -Ese humor que brota a media cinta, realmente sencillo.
Lo peor: -El inicio es tan soso como aburrido. 






Hoy empiezo el análisis de las películas que tuve el lujo de ver en Americana Festival Film, evento que disfruté tanto del ambiente, como de las distintas cintas indies americanas, y sin duda espero poder volver acudir el año venidero.
Después de este agradecimiento más que merecido al festival, vamos a darle leña a Kumiko (si es una película americana, por mucho japonés que parezca).
El personaje de Kumiko no deja de ser la típica chica joven que no encaja en su rutina habitual y necesita hacer un alocado viaje a la otra punta del mundo (mismo perfil que Mia Wasikowska en el Viaje de tu Vida), un historia muy vista en cine.
Sin embargo el rasgo diferenciador de la película es un humor sencillísimo pero efectivo, con pocas palabras y sin ninguna locura consigue hacernos reír.








Es increíble que ahora mismo pueda subir esta crítica, y es que en la sala oscura, con sus cómodas butacas, a las 4 de la tarde y con un inicio realmente ABURRIDO, pensé que me quedaría dormido. El comienzo de Kumiko es un tostón alargado, una prueba de fuerza de voluntad, una lucha entre tu mente y el mecanismo de cierre de los parpados, algo realmente soso.
Pero aunque parezca inverosímil, la película te acaba atrapando, y es que Kumiko tiene un encanto oculto, con pocas palabras, con pocos gestos consigue que te rías, además las situaciones que le pasa en la tierra de los sueños están muy bien acompasadas por unos secundarios que revitalizan la película.
Es decir, si sois capaces de manteneros despiertos durante los primeros 40 minutos, encontraréis posteriormente un pequeño tesoro. 







De nuevo con muy pocas palabras, Kumiko da vida a un personaje con una fuerza de voluntad digna de admirar, con una lucha por un sueño sin sentido físico para muchas personas pero con un sentido interior necesario para la vida de Kumiko constante.
Puede que la película sea monotemática y pueda parecer repetitiva, pero el director ha querido dejar claro las motivaciones de nuestra protagonista y lo consigue ampliamente.
Tengo que destacar una escena que me gustó mucho y describe mucho las prioridades de nuestra mujercita, esa escena es la relación con su conejo, una “amistad” muy tierna.







El final vuelve a la mala vida, no es tan soporífero como el inicio, pero si que deja mucho que desear. Hay un descenso drástico del ritmo, se me hizo lento y en vez de disfrutar apaciguadamente del desenlace, estaba deseando que Kumiko encontrará lo que andaba buscando en Fargo y terminará de una maldita vez.
Además, hay un intento fallido de deslumbrar al espectador con un final más bien esperado, sinceramente no me descubrió nada nuevo, es más suponía que acabaría de esa forma ya que era el paso lógico por la helada Fargo.
Acabando que es gerundio, Kumiko es una película normalucha, que tiene un encanto en su sencillez, pero que tanto el comienzo como el final son duros de soportar (por lo menos despiertos). 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...