martes, 27 de diciembre de 2016

Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas

Papiroplexia visual”

FICHA TÉCNICA

Año: 26 de Agosto 2016
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 42minutos
Género: Animación, Aventura
Presupuesto: 60 millones de dólares
Recaudación: 70 millones de dólares
Productora: Universal Pictures
Título: Kubo and the Two Strings





Lo mejor: -La historia te llega a lo más profundo de tu corazón.
Lo peor: -Tiene un ritmo con demasiados altibajos. 






El filme no me pilló por sorpresa porque había leído mucho y bueno de éste, además su director participó en la creación de Los Boxtrolls, pero Kubo es una de esas perlas inesperadas que el mundo del cine nos brinda cada año.
Kubo nos cuenta la aventura de un crío medio pirata medio samurai, en la búsqueda de su padre a través de tres objetos metafísicos.
Tan preciosista como preciosa, no es pretenciosa pero pretende remover las entrañas del espectador, lástima que sus ansias de abarcar a un público más juvenil le haga perder puntos y caer en una inocencia infantiloide que provocará el descubrimiento de algunos giros de guión precipitadamente.







Una montaña rusa constante, lejos de toda la acción poética, la película cojea, su intensidad emocional no hace pie si no entra en acción la música origami. Pero oh la la, cuando el papel se empieza enroscar a manos del joven Kubo, que se pare el mundo. El director ha sabido crear genialidad en forma visual, te llegará al corazón sin necesidad de diálogos, sin necesidad de nada más que acción sana, un instrumento de dos cuerdas y papiroplexia.







Una voz en off, una tragedia cruel para una película que busca ser infantil (sin darse cuenta que su público tiene más arrugas que años), y ya estarás metido de lleno en la casilla de salida.
Poco a poco, y de forma natural, irás adentrándote en la historia, una historia que se encrudece a cada paso, que te destripa de forma cruel pero preciosista, te prepara para lo peor con un adorno artístico admirable. Para terminar por arrear por completo con tu mente y tu corazón.
Como decía, su único 'pero', es esa torpeza de guión, en la que tropieza cada vez que intenta dar carga emocional a diálogos estándar, en un película que es de todo, menos estándar. 







Atrás hemos dejado, eso de hablar por hablar, atrás hemos dejado las bromas fáciles para que el chiquillo se ría, llegados a este punto solo hay acción desenfrenada, oscuridad, y mucha pero que mucha poesía.
El final reúne lo mejor de todo el filme, y como regalo, sorprende con un giro de guión dramático genial y humano.
Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas, no me pareció esa obra de arte de los que muchos hablan, pero si me pareció un gran cuadro del que insto contemplar tranquilamente y con la mente en blanco, para que el filme la use de lienzo y dibuje en ella una bonita leyenda en Stop-motion.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...