miércoles, 3 de septiembre de 2014

Serpientes en el Avión

FICHA TÉCNICA

Año: 6 de octubre 2006
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 45minutos
Género: Acción, Suspense
Presupuesto: 33 millones de dólares
Recaudación: 48 millones de dólares
Productora: Tripictures
Título: Snakes on a Plane




Lo mejor: -Da auténtica sensación de angustia eso de viajar con serpientes.
Lo peor: -Personas con una sola neurona, y el poli duro que tanto conocemos.






Ya la tenemos aquí, la película donde el mismísimo Smauel “ele” Jackson se caga en todo lo cagable por unas serpentinas.
La historia a bote pronto puede sonarte de mucho, poli duro con otro poli aún más duro de compañero, unidos por una tragedia desde hace muchos muchos años, tienen que llevarse a chaval que sin querer vio como el chino mafioso de Hawai se carga a un tío.
Suerte que solo es el contexto para introducirnos en la verdadera trama, SERPIENTES EN EL AVIÓN, si es que el título ya lo dice, serpientes venenosas (hechas por ordenador, y se nota os lo aseguro) atacando a todo quisqui que se le ponga por delante.
No me diréis, que no es original, lástima que todo el adorno sea tan típico, y que el final sea más o menos previsible, suerte que se cargan a bastantes “protas” (y más que me hubiera cargado yo). 








Una cinta tan sencilla, en todos los sentidos, es fácil de ver, y consigue el objetivo de angustiar al espectador, y es que ponte en el pellejo de un pasajero de la compañía SnakePlane acojona mucho (a su lado los de RyanAir son unos aficionados).
Pero solo es eso, un entretenimiento muy basto, ver como Samuel L Jackson saca a pasear su mejor repertorio de insultos, mientras los secundarios solo tienen un pensamiento (son autómatas, programados para tener personalidad muy definida) y vas viendo a quien se van cepillando las serpientes.
Hay que agradecer, que intenten darte una pequeña clase de esos animalejos tan simpáticos, aunque sea muy por encima, la cosa no se reduce a un tipo de víboras y de anacondas, lástima que a veces se noten tan falsas (2 millones más de presupuesto para detallar por ordenador nuestras escurridizas amigas hubiera sido muy positivo). 







No vale contar como mensaje reflexivo lo de tener cuidado con las serpientes venenosas, eso lo sabíamos casi todos, y lo que esta vez no sea el primero en morir un negro tampoco lo voy a considerar.
Si que valen los mensajes del poli que salva a todo un avión, o la ética entre declarar en contra del malo o cagarse en los calzones, pero esos los hemos visto en unas cuantas películas.
Sin embargo, el tema de la mafia, la fuerza que tienen en un “pueblecito” como Hawai, y los que son capaces de hacer para conseguir su objetivo, ese no está del todo mal.
Y después, en emociones sin duda, conseguiren que sintamos como un pasajero más, seremos sardinas enlatadas a 5.000 metros de altitud, rodeados de serpientes con más hormonas que Falete. 







Después de ver a Samuel L Jackson repartir estopa a base de descargas eléctricas, y que nuestros pasajeros se hayan cambiado de asiento hasta dos veces, pensaba que nada podría sorprenderme, pero lo hace, y de una forma algo peculiar, solo os diré que si las serpientes se cargan el 50% de personajes, nuestro héroe local casi se carga a la otra mitad.
Pero no os relajéis, tenéis que estar preparados para el susto final (y no es ver a Samuel surfear, vaya tela de final).
En definitiva, es una película que al leer su nombre ya sabes de que va ir, promete lo que da, con una sensación de angustia contante, no aspira a nada más, solo a ver un ataque de serpientes mientras vas alegremente hacia Los Ángeles. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...