viernes, 19 de septiembre de 2014

Begin Again

Surfeando en un mar de música”

FICHA TÉCNICA

Año: 1 de agosto 2014
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 44minutos
Género: Comedia, Drama, Musical
Productora: eOne Films
Título: Begin Again




Lo mejor: -Un buen rollo increíble, y una estructura dinámica.
Lo peor: -Un inicio algo dubitativo y con un personaje muy tipificado. 






Ante nosotros tenemos la hermana mayor de Once (cinta que se grabó con tan solo 180.000 euros) con la premisa de copiar algo propio que ya había funcionado pero con caras conocidas y un presupuesto considerablemente superior a la hermana menor, así se plantea Begin Again de John Carter.
Con un protagonista muy tipificado en el mundo cinematográfico, el típico madurito con problemas sentimentales, mal padre, recién despedido y para rematarlo un borracho empedernido (es como en las comidas familiares los chistes del tío gracioso que todos tenemos, una tradición muy pesada).
Pero lejos de un protagonista algo encasillado, con un progreso totalmente lineal y previsible, lo demás es una delicia, dos historias decididas a cruzarse, con sus detalles y con su normalidad, dentro de un mundo tan exclusivo como es el de la música. 








Un inicio muy dubitativo, con una puesta en escena aburrida y una canción sosa como ella sola, hará que nos planteemos si vale la pena seguir viéndola o desistir en el intento, pero si sois unos valientes como servidor (que me zampado bodrios de primera) os encontraréis con una bonita perla.
Con una estructura dinámica, pasando del pasado al presente de forma extraordinaria y así explicarnos los antecedentes de los protagonistas sin aburrirnos, iremos avanzando y acabaremos sintiendo por nuestros personajes principales.
Y para acabar de rematar una gran cinta, un paisaje decorado de canciones y un buen rollo espectacular, a veces algo edulcorado pero al fin y al cabo muy buen rollo. 







Tal y como pasaba con la última película que analizamos en el blog (que también aconsejo encarecidamente por el buen rollo que desprende) uno de los puntos “flojos” es la falta de intensidad, nos venden una historia dramática como es un borracho sin empleo, separado y mal padre y una joven que es abandonada cuando su novio alcanza el estrellato (más triste que una canción country ¡oiga!) pero no acabas de padecer por ellos, muy pocas son las escenas que te dejan con mal gusto, y es debido a ese intento de conseguir un buen rollo a toda costa que rebaja el amargor de la cinta.
Estaremos lejos de poder emocionarnos, a cambio la película si que muestra algunos mensajes reflexivos, desde el precio de ser famoso y sus terribles consecuencias (visto desde dos puntos de vista diferentes) hasta el significado de la música.
También tenemos a nuestro protagonista divagando por los mensajes típicos de recuperar su vida y dejar de emborracharse. 







Y alcanzamos un final, un final a dos bandas por separado y una en común, en las vidas íntimas de los protagonistas el director ha decidido convencer a los dos tipos de públicos, a los amantes de finales felices (los cursis de toda la vida) y a los amantes de los finales reales e infelices (en este grupo me encuentro yo) así nadie queda del todo disgustado, pero tampoco plenamente convencido.
Como toda la cinta, el final esta muy bien planteado, dejando abierto lo necesario para que no nos parezca que falta parte de la historia, pero lo suficiente para darle un toque metafórico. 
Por otra parte, el final en común es tan grande y tan contradictorio hacia las grandes marcas discográficas comerciales (no vaya ser que se extienda a las grandes marcas cinematográficas) que de nuevo Begin Again me sorprendió.
En definitiva, tenemos ante nosotros una descarga de buen rollo, con música y drama a partes iguales, muy recomendable de ver para recargar energías.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...