martes, 24 de julio de 2018

Macario Gómez

HASTA SIEMPRE MAC

92 años, 4.000 póster en su haber y un talento inconmensurable, este es el legado que nos deja Macario Gómez, uno de los mejores cartelistas de nuestro país, al que despedimos el pasado sábado.

Nacido en Reus en una familia humilde, perdería a su padre con apenas dos años. Su pasión por el arte se mostraría desde su infancia, cuando con siete años espiaba a sus compañeros mayores del colegio en las clases de pintura y luego repetía sus dibujos.

Profesionalmente se uniría con el cine en Barcelona, en el Estudio Domínguez, que se dedicaba a la decoración de fachadas de cine. Y su carrera despegaría definitivamente con el cartel de Ivanhoe. Mac representó a un imponente Robert Taylor en un póster que llamó la atención de la Metro Goldwyn Mayer.

A partir de este momento y durante 33 años Macario Gómez hizo un despliegue de imaginación y fuerza en sus trabajos, en los que rompía los encuadres tradicionales.

A pesar de recibir ofertas para mudarse a la meca del cine, Macario trabajó siempre como artista independiente, negándose a dejar su Cataluña natal.

Le gustaba ver las películas antes de hacer el cartel, para encontrar aquel fotograma que marcaría el devenir del poster. Aunque no siempre tenía esa posibilidad, bien porque los plazos de entrega eran muy cortos (de un día para otro) o bien porque se trataba de una producción modesta.

En esos casos, le enviaron el guión y fotos en blanco y negro con los que él ya se hacía la composición y coloreaba.

Y no le hacía falta más para dejarnos carteles que se han quedado grabados en nuestra mente.
Desde Charlton Heston con las tablas de la ley en Los diez mandamientos, a la sombra de El Verdugo de Berlanga, pasando por las manos de Anthony Perkins en Psicosis a los rostros de Omar Shariff y Julie Christie en Doctor Zhivago.

Pero hay más, muchos más. Os dejamos algunos ejemplos:



*Escrito por nuestra colaboradora @KrTles
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...