sábado, 15 de julio de 2017

WALL·E

La sencillez robótica”

FICHA TÉCNICA

Año: 6 de Agosto 2008
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 37minutos
Género: Animación, Ciencia Ficción, Aventura, Romántica
Productora: Walt Disney Studios
Título: WALL·E







Lo mejor: -Desprende en todo momento una ternura extrema.
Lo peor: -Puede que el mensaje “verde” necesite más fuerza. 






Esta semana decidí quitarme una de las mayores espinas clavadas que tenía, y era nada más y menos no haber visto aún la maldita joya... WALL·E.
Es una cátedra de un sinfín de géneros. La acción es divertida y en ocasiones adulta, la animación es impecable y acoge tanto a los peques de la casa como a los no tan peques, la ciencia ficción es inteligente y nada descabellada, el romance es preciosisisisisisimo es tan sencillo y tierno a la vez, e incluso podríamos considerar algo de terror a todo lo que se plantea sobre el planeta Tierra.
WALL·E es un ejemplo claro de que el buen cine existe y de vez en cuando se descubre para arrasar con todo lo que conocemos, es una genialidad absoluta, no desentona en ningún genero ni en ninguna parte de su metraje.







Y voy más lejos, WALL·E es capaz de derrumbar los prejuicios de los espectadores de a pie, el cine mudo (o semi-mudo) no es aburrido, la ciencia ficción no es estrambótica ni complicada y una obra de arte no necesita ser compleja.
El director sabe jugar con los tiempos de la película a la perfección, sabe cuando toca darle un tono más serio o uno más distendido, sabe introducir los elementos cuando toca para que en ningún momento la atención del espectador decaiga, es sin duda una joya enterrada en un, cada vez más, vertedero cinematográfico







Los dos ejes centrales de la cinta son el amor y el cuidado del planeta, por un lado el amor es expresado en su mínima y más esencial expresión, con una ternura descomunal, dos robots son capaz de mostrar lo que realmente es amar, lo que es el amor, lo que todo ser espera encontrar.
Por otro lado, y aunque en ocasiones quede algo desterrado a un segundo plano, esta toda la catástrofe ambiental, una perspectiva realmente alarmante para poner en solfa a todo hijo de madre, para que empiece a cuidar el medioambiente. Y de paso, una crítica feroz a la atolondrada sociedad, cada vez más inepta y pasiva, por culpa de las nuevas tecnologías, así como a su inepta visión de su entorno y su incapacidad de relacionarse, más allá de una pantallita.  







El final vuelve a priorizar la relación de Eve y Waaaaaaaall·e, dándoles los mejores minutos y la mayor carga emocional. La parte de la aventura, termina de manera demasiado estándar y al estilo edulcorado made in Disney.
No es un mal final, no es espectacular y te quedas con ganas de conocer un poco más el progreso de la humanidad, ya que cuatro créditos finales instructivos no son suficientes.
En fin, WALL·E es una verdadera joyita, es una película tan pero tan bonita, su sencillez es admirable, que con tan “poco” consiga transmitir taaaanto, es un sello que lleva tiempo dejándonos la compañía Pixar (Up), una película que desde su estreno deja claro que se ha convertido en un clásico Disney, una muestra de cine total



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...