sábado, 25 de junio de 2016

Memorias de una Geisha

Libertad para amar”

FICHA TÉCNICA

Año: 20 de Enero 2006
País: Estados Unidos
Duración: 2horas 20minutos
Género: Drama, Romántico
Presupuesto: 85 millones de dólares
Recaudación: 162 millones de dólares
Productora: Sony Pictures
Título: Memoirs of a Geisha


Lo mejor: -Actuaciones, contexto e imagen... magistrales.
Lo peor: -Que todo se reduzca a una simple historia de amor.







Hoy movido por el aire estival que se pasea por mi bajo vientre y refresca la sudoración espiritual de mi virilidad, os traigo esta obra de ¿arte? de Rob Marshall, vamos que la traigo porque me sale de las pelotas pero dicho como si de un guionista de esta cinta me tratase.
Debo confesar que Memorias de una Geisha, aunque me decepcionó su precipitación hacía una historia de amor simplona, y tenga un punto de vista occidentalizado (por ello se ha llevado la mayoría de palos), me gustó, me llenó y me mostró la crudeza de algo que muy poca consciencia tenía de ello, sin necesidad de excesos, solo palabrerías poéticas (bastante vacías por cierto) y naturalidad impartida por un reparto excepcional. 







Sabéis que pasa, que Memorias de una Geisha me atrapó de primeras con una imagen espectacular que te transporta hacía lo más hondo de tu alma, me sedujo con un contexto que me dejó tan maravillado como conmocionado y me sacudió al darme cuenta que los actores se estaban marcando unas soberanas actuaciones.
Que si, que hay momentos que se hace larga, que la parte final es precipitada tanto por su velocidad como por su cambio de rumbo hacía el amor platónico, pero a mi me conquistó, no me enamoró porque sus diálogos se quedan muy cortos comparado con la historia que se tiene entre manos, y porque el director no le ha sabido transmitir más sentimiento, pero me conquistó. 







Si algo me ha faltado en la cinta es un poco más de intensidad emocional, y eso que el ambiente era ideal para intensificar determinadas circunstancias, pero Rob Marshall en vez de aprovechar los momentos críticos dejaba que se diluyeran como la lluvia de Marzo. Sin embargo, tengo que admitir que por si sola, la historia de secuestro, crecimiento, esclavitud y baile de poder, basado en una tradición ancestral oriental, me bastó.  







El final es el claro ejemplo de no sacar provecho del contexto crudo, aparte de pasar los acontecimientos de los últimos años excesivamente por encima, sin que puedan acabar de calar en el espectador, todo acaba reduciéndose a un juego de adolescentes enamorados, dejando de lado la forma con la que trata el amor y la libertad de amar el director durante todo el metraje.
En definitiva, Memorias de una Geisha crea un escenario idílico con unas actuaciones, paisajes y banda sonora que derretirán el corazón de cualquier montaña, lo adorna de un contexto crudo y profundo, pero lo acaba apartando todo para mostrar un halo de amor “verdadero” demasiado simplón, sin darse cuenta que lo que mejor sienta a esta cinta es el drama. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...