domingo, 19 de mayo de 2013

Diaz, no Limpiéis esta Sangre


La conmocionadora historia del G8”


FICHA TÉCNICA


Año: 10 de mayo 2013
País: Italia, Rumanía, Francia
Duración: 2horas 7minutos
Género: Drama
Presupuesto: 6 millones de dólares
Recaudación: 3 millones de dólares
Título: Diaz: Don't Clean Up this Blood



Hola a todos chicos/as de nuevo aquí con la crítica de una de mis apuestas personales, adentrados conmigo a ver una de las películas mas emotivas del año. 







Cuando una película se basa en un echo real tiene el inconveniente que la sorpresas estas limitadas, y más si el echo en concreto fue tan multitudinario como lo fue la historia del G8.
Pero si lo analizamos desde el punto de vista del total desconocimiento este film peca de no meterte en el contexto exacto y puede que nos perdamos en bastantes partes, por otro lado este punto negativo se vuelve en positivo al darnos bastantes sorpresas en los acontecimientos (que poco a poco nos hará encoger el puño de rabia).








Como hemos comentado antes la película no te sitúa en su correcto contexto, y considera que el espectador conocerá las historia como si fuera suya y por lo tanto faltan explicaciones suficientes para entender totalmente el acontecimiento, provocando la perdida de interés.
Si todo esto fuera por falta de tiempo sería compresible, pero es que encima hay escenas que sobran totalmente sin guion, sin explicación, sin significado.
El entretenimiento será exclusivamente en el nudo de la historia, lo demás será pesado y totalmente prescindible. 







El punto fuerte de este documental expresado en película, y es que la rabia de la injusticia se te apoderará desde el minuto que entren en el colegio, y es que es tan frustrante ver como los defensores de los derechos los violan como si esa fuera su verdadera profesión.
Y si piensas que toda la injusticia se basará en las agresiones del colegio Diaz estás equivocado, justo cuando acaba la tortura física llega la opresión máxima con vejaciones, manipulaciones y todo cuanto sea posible para desquitarse de toda la culpa.
Momento culminante en la prisión con la chica, símbolo de los derechos humanos.
Una película emotiva como ella sola, que te hará levantar el puño de rabia.
El único pero que hay en el mensaje que nos muestra el director es la falta de culpa que se le da a los altos mandos, dejando casi exclusivamente la culpa a los cuerpos policiales. 







Cuando tu película se basa en una historia real, te la puedes pasar por el forro y crear una película comercial sin más. O por lo contrario narrar lo ocurrido realmente con el problema de acabarla sosamente, y esto ocurre dando lugar a un final sin emoción, sin respuestas, sin nada palpable.
Y es que así no se debe terminar una protesta a la violación de los derechos humanos, dejando frentes abiertos y personajes a medias tintas.
Tenemos el final de un documental y no de una película.  









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...